Miércoles, 27 Junio 2018 16:06

Corea da el batacazo y mete a México en octavos

Escrito por DIEZ - EL DEBER

Los asiáticos le ganaron 2-0 a una muy pálida Alemania, que mereció irse en primera fase. Gran susto se llevaron los mexicanos, que salieron goleados por los suecos y perdieron el primer lugar.

Hay que pensar cosas 'chingonas', decían los mexicanos. Algo muy chingón (bueno o fuerte) hubiese sido que, después de ganar los dos primeros partidos de la fase de grupos se quedaran fuera por el desastre de partido que jugaron ante Suecia, pero Corea, la selección más débil del grupo, hizo el milagro y dio el batacazo: le ganó Alemania, eliminó a los campeones del mundo y metió a los aztecas en octavos. Eso sí que es ‘chingón’.

Alemania hizo gala de su impotencia mundial, al igual que en los otros dos partidos, pero con la diferencia que ante Corea ya ni siquiera creó situaciones como ante México y Suecia. Los aún campeones del mundo sucumbieron ante una defensa férrea de los asiáticos, que los esperaron en su campo y salieron como avispas al contragolpe. Si los coreanos tuvieran un poco de colmillo, esto hubiera sido aún más humillante para los teutones. 

Alemania sufrió al quedar fuera de la Copa del Mundo. Foto: Reuters

En el Ekaterinburg Arena, Suecia se devoraba a una flojísima selección mexicana, que entró en cancha sin la mentalidad de los otros partidos. Los nórdicos fueron infinitamente superiores a los de centro américa, y los dominaron desde lo físico y lo técnico, endosándole una goleada que pudo ser peor. 

Con una presión media, los suecos se cansaron de recuperar en puestos de avanzada y de atacar rápido a los mexicanos, a tal punto que en varias oportunidades quedaron en puestos de ataque mano a mano con los defensores del Tri, con la misma cantidad de hombres que atacaban que los que defendían.

De alguna forma, México sobrevivió al primer tiempo, pero a los cinco del complemento comenzó a perder, mediante un gol de Augustinsson, que se confirmaría 12 minutos más tarde cuando Cranqist convirtió un penal que el árbitro pitó sin ayuda del VAR con cierta severidad. Otros 12 minutos después, Álvarez demostró el estado de nervios que vivían los 'mechicas' al hacer un autogol de puro torpe. Los mexicanos sentían que ni la Santamuerte los podría salvar, visto que los fríos alemanes podían contener la respiración hasta el último minuto y clasificarse a octavos con un gol en los descuentos. 

La alegría de los mexicanos tras enterarse de la victoria coreana. Foto: Reuters


Pero los fríos fueron los coreanos. Disciplinados como buen asiático, esperaron a Alemania en el último tercio del campo, en una especie de medialuna, en la formación defensiva que ha sido la estrella de la primera fase del mundial, la defensa de balonmano. Dicen que los niños alemanes de las academias de fútbol entrenan balonmano durante el invierno para aprender a desmarcarse y saber defender y atacar en zona para cuando se derrita la nieve crear memoria muscular, pero ese programa debe ser nuevo, porque los de esta selección nunca encontraron la llave que abriera la muralla coreana. De cierta forma, es una gran derrota del “tiqui-taca” versión alemana que ganó el mundial de Brasil, ya que los teutones han perdido uno de sus mayores recursos, el remate de media distancia que solía abrir los partidos y ni hablar del centro al nueve grandote que cambiaba historias en mundiales anteriores. Esta Alemania –como España- necesita entrarse al arco con la pelota dominada y Corea no la dejó.

Te puede interesar:

El electrizante desenlace del grupo E, no fue apto para cardiacos, y desató en seguida un aluvión de 'memes' en las redes sociales



Cuando mediaban los minutos finales y todos esperaban un milagro alemán, como en el partido contra Suecia, llegó el hachazo coreano. A los 93, Younggwon se quedó a solas con Neuer y no lo perdonó. El VAR tuvo que confirmar el batacazo, pero el milagro coreano estaba consumado. Tres minutos más tarde, llegó el segundo gol, ya con una Alemania tan vaciada que ni Neuer estaba en la portería. 

Así, Corea fue la encargada de confirmar la tradición de que Alemania nunca gana en Rusia, de alargar la maldición del campeón del mundo que se va en primera fase y de meter a México por la ventana a octavos. Esta vez, Chicharito les debe una fiesta a los asiáticos.

También puedes leer:

La selección alemana quedó fuera de la Copa del Mundo tras una tempranera eliminación luego de caer ante Corea del Sur (2-0)
EL DEBER / DIEZ
Visto 34 veces